El ciclo menstrual puede influir en los síntomas del asma bronquial

El asma es una enfermedad heterogénea, que generalmente se caracteriza por una inflamación crónica de las vías aéreas. Esta enfermedad respiratoria en la mujer tiene connotaciones especiales que implican distintos factores, entre los que se encuentran las hormonas sexuales femeninas, la psicología propia de la mujer o la epigenética, entre otros. Asimismo, la influencia del ciclo menstrual en el asma de la mujer se manifiesta especialmente en el empeoramiento cíclico de sus síntomas en un período concreto del ciclo menstrual. El período más frecuente y de mayor significación clínica es el premenstrual, lo que se define como asma premenstrual.

El asma premenstrual es un fenotipo especial del asma en la mujer fértil en la que persisten muchos interrogantes respecto a su definición, manifestaciones clínicas, nivel de gravedad, etiopatogenia y tratamiento. “Por el momento se puede afirmar que la influencia es bidireccional, es decir, tanto puede influir el asma en las características del ciclo menstrual de las mujeres asmáticas como el propio ciclo menstrual en las características del asma que padece la mujer”, explica el Dr. Antonio Pereira Vega, neumólogo y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Los efectos de la menstruación en la salud respiratoria serán tratados en profundidad por este especialista en la ponencia “Ciclo menstrual y asma en la mujer”, enmarcada dentro de las conferencias de la XX Reunión de Invierno Conjunta de las Áreas SEPAR, que tendrá lugar los próximos días 12 y 13 de febrero en Alcalá de Henares.

Las investigaciones realizadas hasta el momento apuntan a que los factores hormonales, inmunológicos, genéticos y ambientales pueden explicar la influencia del asma en el ciclo menstrual y viceversa. También es remarcable que existe mayor prevalencia de asma en las mujeres con ciclos menstruales irregulares por desarreglos hormonales. “Cuando se han comparado las mujeres sanas con las mujeres asmáticas, estas últimas presentan mayores alteraciones de las hormonas femeninas y este hecho tiene repercusión en alteraciones del ciclo menstrual”, asegura el Dr.  Pereira.

A pesar de los avances en el abordaje del asma premenstrual, siguen persistiendo muchas dudas respecto a su etiopatogenia y en su tratamiento específico. Aún y así, la hipótesis más sugestiva para explicar las variaciones que sufre el asma de algunas mujeres a través del ciclo menstrual son los cambios en las hormonas sexuales femeninas ya que influyen en la modulación del tono y la inflamación de las vías respiratorias. “Si no se conoce la etiopatogenia difícilmente podremos tener un tratamiento específico para esta entidad. El asma premenstrual normalmente se manifiesta como un empeoramiento leve de los síntomas asmáticos en el periodo premenstrual. En estos casos, un incremento de la medicación habitual es suficiente para controlar los síntomas”, afirma el Dr. Pereira. A lo que añade, “sin embargo, en otras ocasiones, las pacientes pueden experimentar crisis severas que conllevan visitas a urgencias frecuentes, ingresos hospitalarios o incluso crisis de asma de riesgo vital. Estas mujeres son las que se podrían beneficiar claramente de un tratamiento específico para el asma premenstrual”.

La evidente relación del ciclo menstrual y el empeoramiento de los síntomas propios del asma es la base para avanzar en las líneas de investigación futura. Se necesitan futuros estudios multidisciplinares, con ginecólogos, endocrinos y neumólogos, que permitan establecer criterios específicos en su definición y una clara comparación entre mujeres asmáticas con y sin asma premenstrual. “Nuestro grupo de investigación está realizando estudios experimentales con fitoestrógenos como suplemento dietético en estas pacientes”, explica el Dr. Pereira. “Los fitoestrógenos son estrógenos naturales, con escasos efectos secundarios, que pueden modificar los niveles de los estrógenos y a la vez mejorar los efectos del síndrome premenstrual y de los síntomas asmáticos. El avance en el conocimiento del asma premenstrual permitirá definir las causas y adecuar los tratamientos para mejorar la calidad de vida de nuestras pacientes”, concluye.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *